“Todo entra por los ojos”, dice el dicho y la red social de las imágenes retocadas es la que mejor cumple con esta condición. Fue así como Instagram se convirtió en la plataforma ideal para que las marcas exploten sus posibilidades en el campo de la publicidad online.

Sin embargo, las reglas del juego todavía no están del todo claras y es tarea de las empresas explorar las particularidades de cada red social, para poder implementar una estrategia adecuada que les permita conseguir sus objetivos.

La estrategia de social media no debe consistir únicamente en publicar contenido. Antes que nada, debemos realizar una investigación previa para conocer a qué público nos dirigimos, qué contenidos interesan y con qué frecuencia nos conviene aparecer. Instagram no es la excepción, y aunque parezca una simple red de imágenes, si se utiliza correctamente, las empresas pueden lograr mucho más de lo que se imaginan.

¿Cuál es la clave para triunfar en la red social de moda?

Tanto las imágenes como los videos que se publiquen deben estar asociados a la identidad de marca. El contenido, el uso de colores y el mensaje deben tener coherencia en todas las publicaciones. Lo más importante es que las imágenes sean visualmente llamativas y agradables. Allí está la clave de todo.

Los influencers se han convertido en grandes aliados para las marcas que hacen publicidad en redes sociales. Se trata de personas que cuentan con cierta credibilidad en algún tema concreto, y por su presencia e influencia en las redes, pueden ser muy buenos portavoces.

Por último, las empresas deben aprovechar la sencillez de esta plataforma para enviar mensajes simples, con imágenes atrayentes y contenido creativo. Ante todo, esta red social es una forma ideal de generar cercanía con los consumidores. Es por eso que antes de incursionar en ella, primero debemos entender cómo funciona o, en todo caso, recurrir a expertos que sepan manejar la herramienta y explotar sus posibilidades en función de cada negocio.

Es fundamental para las empresas entender que detrás de los contenidos que se publican en redes sociales, debe existir una estrategia bien elaborada. Los resultados están a la vista: las marcas que apuestan al marketing digital logran un mejor posicionamiento, aumento de las ventas y fidelización de los clientes. Una oferta imposible de rechazar.

Imagen: Freepik